10 oct. 2011

El gigante de hielo

Fue entonces cuando aquél ser erguido y sereno, de tamaño comparable a los titanes, hecho de hielo y envuelto en aire gélido, de mirada fría y distante, prefirió cambiar su vida inmortal en las heladas montañas por el calor y el fuego de una muchacha que vivía en una villa en las extensas y verdes llanuras. 
 
Cual fue la tragedia que el amor del gigante de hielo no era correspondido, el gélido titan sucumbió al fuego y al calor e hizo de su cuerpo nada más que deshechos y vapor en el aire. El gigante aceptó su muerte, pues prefirió morir por un poco de calor y una chispa de fuego, que vivir eternamente rodeado de nieve, rocas y hielo.


Admiro el valor del gigante. Yo... no lo haría.

1 comentario: