22 nov. 2011

La despedida

Noté el ruido de la calle y el aire frío en la cara. Desperté. Abrí los ojos y me encontré en el mismo barrio que la otra vez, lo había vuelto hacer. No tenía por costumbre salir de casa por la noche, y menos estando dormido, pero parece que mi subconsciente quería que volviera a aquel lugar.
Me quedé quieto, parado, no por nada... si no porque el frío me helaba hasta los huesos, aun estando envuelto en... Para mi sorpresa, no llevaba pijama, estaba vestido de calle, ¡Me había vestido incluso estando sonámbulo! A pesar de todo tenía frió, aun con tantas capas de ropa que llevaba. Por algún motivo sabía que debía estar ahí, y que era mejor no moverse, que fuera lo que ocurriera en este momento no debía ser forzado, todo llegaría a su debido tiempo.

Giré la cabeza, y miré en la lejanía. Aquel rótulo de neones del bar, se me había grabado a fuego en la memoria, y otra vez lo estaba viendo, con mis propios ojos. No pasó mucho tiempo hasta que la silueta de una persona conocida apareció, se postró ante mí, me saludó y me dijo que ya era hora de que se fuera, que era hora de que le dejara ir. Me explicó que ya me había enseñado todo lo que debería saber, que ya lo había puesto en práctica y que sabía que a partir de ahora me iría todo mejor, ya no le necesitaba. 
¿Cómo es posible que, alguien a quien apenas conoces, que incluso dudas de su existencia real, te haya ayudado tanto, y ahora... decida marcharse? Miré al suelo. Estaba cabizbajo. No quería que se fuera, pero sabía que era lo correcto, que era necesario para seguir adelante. Puso su mano en mi cabeza, despeinándome, y acto seguido me abrazó diciéndome que era fuerte, y que poco a poco vería el mundo tal y como es, sin miedo, que nunca estaría solo por más que alguna vez en la vida me sintiera así y que disfrutara de cada momento, porque la vida es larga, pero los momentos cortos. 
No quería llorar, y conseguí contenerme. Apreté fuertemente su chaqueta de cuero negro, deseaba con todas mis fuerzas que no se alejara, pero el momento finalmente llegó y se apartó lentamente. Señaló a un pequeño insecto de cuatro alas y grandes ojos que aterrizó en mi mano. Como última cosa, me dijo que ese animal encerraba todos sus ideales, y que él mismo no se iría del todo, si no que viviría mientras le recordara. Se giró, alzó la mano en señal de despedida mientras caminaba y, entonces, tal cual vino, se fue.

Fue la persona que más quise hasta entonces, fue como un padre, como un hermano, como un verdadero amigo que estuvo a mi lado. Quisiera o no siempre estaba ahí, hablándome, aconsejándome, pero ya era hora de dejarlo marchar. Puede que algún día vuelva, quien sabe, pero hasta entonces continuaré con mi vida y viviré según sus consejos. Gracias por todo. Adiós.

14 nov. 2011

Digievolucionar o morir

Sacando mi vena más friki empezando por el título, hoy le he hecho un lavado de cara al blog. Ya llevaba tiempo intentándolo hacer, pero no sabia muy bien como para que fuera más adecuado, así que finalmente me decanté por el azul que es más vistoso y no daña tanto la vista como el verde xD. 
También he hecho una cabecera para el blog, espero que os guste, aunque no me agrada mucho la calidad con la que ha quedado (podéis ver lo chachi que era aquí), pero ya intentaré mejorar eso más tarde xD ¡Almenos tenemos nueva cabecera! Y por último, y no por ello menos importante, he rellenado un poco el perfil, que no me había percatado de ello xDD y parecía como si fuera una persona seria y anónima ._. cosa que aunque lo parezca por algunas entradas, no es verdad, es pura fachada, pero no le digáis nada a nadie eeh ¬¬

En fin, espero que os haya gustado como queda el nuevo blog y aquí sigo al pie del cañón. 


PD: Gracias a Andy Martínez (podéis ver su blog aquí) por la supervisión de la cabecera durante su creación.

Un Bro Fist a todos!

22 oct. 2011

El Caballero Espejo

El blindar de las espadas, el calor del sol abrasador, el ruido de las armaduras roñosas, el óxido del acero, el sudor recorriendo la frente. Atravesaron cada punto del planeta sin parar de luchar, recorrieron desde las más altas montañas nevadas hasta sus más verdes llanuras, desde el desierto más caluroso hasta la playa más paradisiaca, y mentiría si no dijera que su batalla estuvo en algún momento bajo el agua.
Se decía que la guerra había acabado hace siglos, ya no había nadie sobre la faz de la tierra pero ellos aun seguían en su batalla, uno contra uno. Ya no se trataba de ganar la guerra, de proteger una patria, era solo por recuperar el honor de aquellos que perdieron la vida en la lucha, se había transformado en algo personal y no cabía la idea de poder ser vencido. Pero el cansancio no decía lo mismo, tantos años sujetando tu espada, esa espada que ganó tantas batallas por ti, ahora parecía pesar toneladas.

En un acto de agitación, el caballero sacó fuerzas de la nada y con un movimiento extraordinario de espada, cortó por la mitad el casco de su oponente como si siguiera la linea de horizonte. El casco cayó destrozado en el suelo árido. El caballero se sorprendió al ver como la cabeza de su oponente se regeneraba por momentos y pudo ver su verdadera cara: no era más que una reluciente cabeza ausente de rostro. La armadura del oponente fue substituida por una armadura nueva y clara dejando caer la antigua, roñosa y oxidada, al suelo haciéndose añicos.
El caballero se puso en guardia una vez más, pues sabia que la batalla aun no había acabado, pero entonces vio algo extraño en su oponente, estaba hecho de un metal reluciente, que reflejaba todo aquello que había a su alrededor, se veía completamente a sí mismo reflejado en él. Vio que su pose era igual, y recordó como su forma de blandir la espada, sus movimientos eran exactos a los de él, había estado luchando durante siglos contra sí mismo, contra el CABALLERO ESPEJO.

El caballero, desfallecido, se desplomó de rodillas en el tierra seca del lugar clavando su espada en ella para no desfallecer del todo. Había luchado en vano, tantos años, tantas víctimas inocentes, tantos esfuerzos por ganar una guerra que ni él quería participar, para acabar batiéndose en duelo contra su peor oponente, sí mismo. El caballero espejo permanecida delante de él, estático, sereno y paciente. El caballero se levantó y alzó su espada, con pasos lentos y pesados se acercó a su oponente y lo abrazó. Finalmente, con su último aliento atravesó con su espada el cuerpo del caballero espejo y el suyo propio, dando fin a sus vidas y uniendo las dos caras de la moneda. Así, oficialmente, había acabado la guerra.

10 oct. 2011

El gigante de hielo

Fue entonces cuando aquél ser erguido y sereno, de tamaño comparable a los titanes, hecho de hielo y envuelto en aire gélido, de mirada fría y distante, prefirió cambiar su vida inmortal en las heladas montañas por el calor y el fuego de una muchacha que vivía en una villa en las extensas y verdes llanuras. 
 
Cual fue la tragedia que el amor del gigante de hielo no era correspondido, el gélido titan sucumbió al fuego y al calor e hizo de su cuerpo nada más que deshechos y vapor en el aire. El gigante aceptó su muerte, pues prefirió morir por un poco de calor y una chispa de fuego, que vivir eternamente rodeado de nieve, rocas y hielo.


Admiro el valor del gigante. Yo... no lo haría.

20 sept. 2011

Recuperar valores de antaño

Valores, ideas, pensamientos, se le podrían llamar también reglas. Reglas mediante las cuales uno ha de encontrar su forma de vivir. 

Haz de tu debilidad tu escudo más resistente y de tu herida, tu arma más fuerte. Recupera ese escudo y esa arma y álzate contra la adversidad. No intentes buscar otra artílleria que no te corresponde, sólo una llave corresponde a una cerradura. No podrás cambiarla pero si mejorarla y adaptarla, está hecha exclusivamente para tí.

Esa frialdad, ese distanciamiento del mundo real, esa agilidad mental, esa capacidad de mantenerlo todo bajo control, has intentando cambiar de rumbo y no sorprende que hayas fracasado. Recupera aquello que alguien te enseñó, te inculcó para que tu vida tuviera una forma de ser y habias olvidado. Paciencia, tranquilidad, serenidad, buen pensar, lentitud y precisión de movimientos, equilibrio, fuerza y energia concentrada, seguridad en tí mismo.

Valores que se han atribuido, sin tener una conexión clara y real, a algo que te identifica y por alguna razón has olvidado. La próxima vez te lo haré grabar en la piel a fuego.

15 sept. 2011

Se acabó el verano

Buenas lectores, siento tal ausencia estos meses, he tenido un largo y tedioso verano. He estado trabajando, he estado estudiando para Selectividad en Setiembre, y como no, unas pequeñas vacaciones más o menos merecidas.

Debo informar que actualmente estoy haciendo un curso de guión cinematográfico, con la intención de ampliar mi formación de simple aficionado a escribir, a un aficionado con un papel que lo confirme.

Por último, y no por ello menos importante, no creáis que he dejado de pensar en este blog durante todo este tiempo, tengo algunas cosas entre manos, algunas mejoras y algún que otro proyecto. Pero eso se verá con el tiempo, no hay que estropear la sorpresa.


PD: Próximamente otro relato.

2 jul. 2011

Expresión efímera

No se realmente que ha pasado en estos últimos días. De la más alta exaltación de libertad, de diversión y de una gran amistad, a un sentimiento de melancolía, de pura nostalgia, de cansancio y agotamiento.

No se en que momento de entre estos dos días, del día 30 de Junio al 1 de Julio, he pasado de mi infancia o adolescencia tardía, a mi propia vida adulta que no me permite desarrollar mis propias habilidades.

Algo ha cambiado, y siento tristeza y pena por ello, me gustaría volver a atrás y detener el tiempo, para poder disfrutar de esos momentos en compañía de aquellos a los que, sin darme cuenta, tienen una parte de mi como yo una de ellos.

Gracias por todo aquello que me habéis dado y compartido conmigo, no creo que lo olvide fácilmente. No sabéis lo que me hacéis falta, en serio, os echaré de menos, no sabéis cuanto.


Gracias.

Att: un garabato en la esquina de vuestro papel

24 jun. 2011

Habitante del mundo

Tengo todo tipo de pasaportes, tengo muchas nacionalidades y se gran variedad de idiomas; pero no consigo recordar ni mi país ni mi lengua materna.

Han pasado algo más de 30 años desde que me escapé, desde que rompí los grilletes que me ataban. Desde entonces, tengo total libertad de actuar, de irme a donde quiera y hacer lo que me plazca sin temores ni consecuencias. Pero, ¿qué pasa con mi memoria, que ocurre con el recuerdo de mis antepasados, que le va a pasar a mi alma agotada de caminar alrededor del mundo? 

Alguien importante de cuyo nombre ni me acuerdo dijo una vez que alguien no es de dónde nace, si no de donde quiere ser enterrado. Yo, sincerandome con el mundo que tengo delante, puedo decir a viva voz y a los cuatro vientos que no me considero de ningun país o étnia, que no tengo preferencia ante ninguna lengua, que mi madre es el suelo que piso y que en mi muerte, yaceré junto a la misma tierra dónde dieron frutos los alimentos que ingerí durante toda mi vida.


Atentamente: Un habitante del mundo

20 jun. 2011

Reflexión del pobre borracho

Si el dilema está entre ser feliz o vivir eternamente mediante tu recuerdo; prefiero ser feliz y que pocos me recuerden.

16 jun. 2011

Mamá miente


Sigo escondida debajo de la cama. Tengo miedo, el monstruo ha vuelto. Mamá dice que no es nada, que no me hará daño. 
Miente. Miente porque ha vuelto: escucho su voz grave, ebria y agitada otra vez. Tengo miedo de que entre en la habitación, de que salga de las sombras y que me arranque de la cama, de que me levante y me tire contra el suelo. Mamá dice que no se acercará, que no me tocará esta vez. 
Miente. Miente porque cada noche oigo la puerta abrirse y escucho siempre aquella maldita frase: “Ya estoy aquí… hija”.

14 jun. 2011

100 visitas

Celebrando mis primeras 100 visitas en algo menos de dos días xD vuelvo con otro texto. Espero que os guste.

Solo

Después de una buena tarde de risas con tus amigos, después de habertelo pasado genial, llegas a casa, solo. Buscas la llave, la encuentras, la metes en la cerradura, por el sonido de los engranajes, que es más largo, deduces que no hay nadie en casa. Abres al fin la puerta, oscuridad, silencio, todo esta en calma, la luz de fuera penetra en el recibidor, en el suelo se distingue una silueta larga y negra rodeada de luz, tu sombra. Le das al interruptor del recibidor, cierras la puerta, el sonido al cerrarla inunda todo el piso, dejas las llaves en una pequeña cesta que hay justo a tu derecha, no hace casi ningún sonido, sólo están tus llaves. Te quitas el abrigo, tienes algo de calor pues la calefacción esta encendida, lo dejas en el colgador. Apagas la luz del recibidor y enciendes la luz del pasillo, sigue estando todo en silencio, el único sonido es el de tus propios pasos que avanzan hacia tu habitación.

Abres la puerta y ves un oscuridad absoluta, enciendes la luz, y ves tu habitación un poco desordenada, como siempre. Intentas ordenarla un poco, colocando los libros en su sitio, la ropa bien doblada, el escritorio más o menos libre para los deberes, te sacas la cartera, el móvil y la cámara de fotos. Te sientas en la cama, no puedes evitar soltar un suspiro algo melancólico, te dejas caer en la cama.


Te sientes extraño, piensas que hoy ha sido un día divertido, que te has reído, en fin has estado con tus amigos, ¿porque no estas bien? En ese preciso instantes te llevas las manos a la cabeza, tapándote los ojos, como si no quisieras que nadie te viese, a pesar de estar... solo...

13 jun. 2011

Empezando una nueva libreta

Hola, no se muy bien que poner en la primera entrada del blog, pero bàsicamante lo que pondré en esta nueva libreta son diferentes relatos o escritos que he hecho y que seguiré haciendo dependiendo de si os gustan, y si no, pues no los colgaré pero seguiré escribiendolos igualmente xD.

En definitiva colgaré pequeños relatos y tambien algunas curiosidades que vea por internet que crea interesantes.
 
Un choque de puños y ya nos veremos :)