28 ago. 2012

Lo que dicen las libélulas

Buenas gente! Sigo algo liado con todo más o menos xD pero de momento y es lo que creo que os interesará más es que ya tengo el otro blog. Aun no me ha dado tiempo de colgar nada, pero tiempo al tiempo... me falta pulir detalles como lo de Creative Comons y hacer la nueva cabecera entre otras cosas, pero principalmente ya está abierto que era lo que me interesaba. 
Este blog lo dejaré un tiempo abierto para que se vaya conociendo la noticia y poco a poco os vayáis trasladando a al otro blog si queréis. Como he dicho aun no hay nada pero podéis empezar a seguirme para saber cuando estará el primer relato :D Los relatos de este blog ya han sido guardados donde dije. 

Ya no me queda nada más que decir, pero alomejor a ellas sí... ¿Quiénes? Descubrelo en Lo que dicen las libélulas.

2 ago. 2012

Cambio de cuenta

Buenas gente! Escribo esto para deciros que no me he olvidado ni del blog, ni de vosotros. He estado liado con nuevos proyectos, que espero que para Setiembre ya estén disponibles al público. Y para ahorrarme complicaciones y demás, he estado unificando todo lo que tengo por Internet a una única cuenta. Es por esto que he decidido eliminar este blog, PERO NO OS ASUSTÉIS!! Que haré otro blog y los relatos no se perderán, estarán todos guardados en la caja fuerte que hay en la habitación de la más alta torre del castillo, custodiado por el dragón de 3 cabezas. Y no os preocupes que ya os avisaré cuando esté abierto el nuevo blog, aparte de otras cosas secretas que tengo por Internet. MUAHAHAHA! En fin, siento no haber estado muy por la labor de este blog, pero como siempre que vuelvo, habrá sorpresas chachis! :D

Un bro fist.

6 feb. 2012

Reflexiones detrás de la barra

Vas a tu bola, escuchando música, trabajando, haciendo lo que te toca. Moviendote por inercia y perdido en tus pensamientos: ¿He cerrado la puerta? ¿He sacado la ropa de la lavadora? ¿Me he dejado la tele encendida?
Se para la música. Te das cuenta y paras de golpe lo que estás haciendo. Buscas el reproductor, lo miras y suspiras al ver que en la pantalla pone "LOW BATTERY". Escuchas ruido, un sonido sordo, te percatas de lo que hay a tu alrededor, después de horas de ausencia y distracción interna. Ves a la gente sentada en las sillas, con sus cafés, sus cervezas, sus refrescos, pero están ahí quietos mirando todos en una misma dirección. Tú, detrás de la barra con una esponja y un trapo fregando un vaso. Los miras a todos y a cada uno de ellos, parece que el tiempo se ha detenido y eres tú el único capaz de moverte. Hasta tu jefe está parado, ahí, de pie, apoyado en la barra y mirando embobado en la misma dirección que el resto. 
Te das cuenta que por algún casual eres diferente, eres capaz de moverte y de no mirar siempre para una misma dirección. Al principio te molesta, y te preguntas ¿por qué? Pero en seguida se te pasa, piensas que has sido capaz de salir de todo ello y por lo tanto eres libre. Miras al frente, como si hubiera alguien ahí que pudiera escucharte y le dices "En fin...". Muestras absoluta indiferencia hacia el resto de personas presentes en el bar y te das media vuelta para seguir con tu trabajo. 

Ahora todo está en silencio, no escuchas nada, por más que haya un leve sonido, éste no es capaz de llegar a tus oídos. Piensas que parece que todo está organizado para que todo el mundo camine y mire en una única dirección. Tú, has sido capaz de pararte, de abrir los ojos, de mover la cabeza y cambiar de rumbo. Aun no sabes cual, pero será el que tú decidas. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar" decía Antonio Machado en uno de sus grande poemas y ahora vas a experimentar lo que expresan esas palabras. Lo harás sólo, sin nadie que pueda ayudarte, sin nadie que esté a tu lado, tu cuerpo estará totalmente vació de emociones y sentimientos. Y aunque quieras llenarlo con cualquier cosa que encuentres en ese camino, sólo encontrarás polvo, tierra y hierba seca. 
Gritarás y maldirás los astros, las divinidades, la tierra que pisas y la soledad que te abruma. Odiarás ese vació y desearás con todas tu fuerzas que alguien ocupe ese lugar. Beberás y llorarás lágrimas de alcohol durante semanas. Observarás en la lejanía como hay gente como tú, capaz de ser libre, capaz de seguir lo que tú aun siquiera has recorrido. Querrás ir detrás de ellos pues su camino parece más fácil, que tienen lo que tú no tienes e intentarás conseguir lo mismo siguiéndoles. Pero recuerda que si saliste de las masas era para crear tu propio camino, sin rumbo pero a tu voluntad. Ese camino se crea a base de esfuerzo, sacrificio, trabajo duro y ser constante, no hay atajos ni caminos fáciles y tardarás un tiempo en conseguir aquello que realmente deseas. Pero para ello has de estar sólo, sólo te haces fuerte, siendo independiente, siendo libre, siendo tú mismo. Puedes pedir ayuda, pero solo cuando sea de urgéncia, cuando sea necesario, y aun así habrá veces que esa ayuda no llegue y tendrás que enfrentarte tú ante la adversidad.

Y si después de todo esto, aun no has aprendido que a lo largo de tu vida, por mucho que no te guste, golpes te vas a llevar muchos y que a veces caerás delante de tanta fuerza, pero cuenta que por cada caída, habrá un alzamiento de un Yo más fuerte. Y que si no paras de hundirte en ti mismo habrá un momento que nadie te podrá salvar, y no será porque no te han querido ayudar, sino porque tú mismo no has considerado digna esa persona para salvarte. 
Así que si te alejaste para crear tu camino, para ser libre, para volverte fuerte. No sigas el camino de otros, trabaja para ti mismo, no te pares ante cualquier obstáculo y dedicate a lo tuyo. Si haces esto, poco a poco, en tu camino se cruzarán persona que valga la pena, unos de vez en cuando, otros por un tiempo y puede que alguno para el resto de tu vida, pero nunca dejes de seguir ese camino tuyo que has creado por otros, porque quien quiera volver lo hará, estoy seguro.

De repente el tiempo empezó andar, a una velocidad extraordinaria, como si quisiera recuperar el tiempo perdido. Sin querer, ya te encuentras fuera del bar, habias acabado tu turno y la verja estaba bajada. Era de noche, y te fuiste caminando a casa mirando el cielo y volviendo a preguntarte: ¿He cerrado la puerta? ¿He sacado la ropa de la lavadora? ¿Me he dejado la tele encendida?

22 nov. 2011

La despedida

Noté el ruido de la calle y el aire frío en la cara. Desperté. Abrí los ojos y me encontré en el mismo barrio que la otra vez, lo había vuelto hacer. No tenía por costumbre salir de casa por la noche, y menos estando dormido, pero parece que mi subconsciente quería que volviera a aquel lugar.
Me quedé quieto, parado, no por nada... si no porque el frío me helaba hasta los huesos, aun estando envuelto en... Para mi sorpresa, no llevaba pijama, estaba vestido de calle, ¡Me había vestido incluso estando sonámbulo! A pesar de todo tenía frió, aun con tantas capas de ropa que llevaba. Por algún motivo sabía que debía estar ahí, y que era mejor no moverse, que fuera lo que ocurriera en este momento no debía ser forzado, todo llegaría a su debido tiempo.

Giré la cabeza, y miré en la lejanía. Aquel rótulo de neones del bar, se me había grabado a fuego en la memoria, y otra vez lo estaba viendo, con mis propios ojos. No pasó mucho tiempo hasta que la silueta de una persona conocida apareció, se postró ante mí, me saludó y me dijo que ya era hora de que se fuera, que era hora de que le dejara ir. Me explicó que ya me había enseñado todo lo que debería saber, que ya lo había puesto en práctica y que sabía que a partir de ahora me iría todo mejor, ya no le necesitaba. 
¿Cómo es posible que, alguien a quien apenas conoces, que incluso dudas de su existencia real, te haya ayudado tanto, y ahora... decida marcharse? Miré al suelo. Estaba cabizbajo. No quería que se fuera, pero sabía que era lo correcto, que era necesario para seguir adelante. Puso su mano en mi cabeza, despeinándome, y acto seguido me abrazó diciéndome que era fuerte, y que poco a poco vería el mundo tal y como es, sin miedo, que nunca estaría solo por más que alguna vez en la vida me sintiera así y que disfrutara de cada momento, porque la vida es larga, pero los momentos cortos. 
No quería llorar, y conseguí contenerme. Apreté fuertemente su chaqueta de cuero negro, deseaba con todas mis fuerzas que no se alejara, pero el momento finalmente llegó y se apartó lentamente. Señaló a un pequeño insecto de cuatro alas y grandes ojos que aterrizó en mi mano. Como última cosa, me dijo que ese animal encerraba todos sus ideales, y que él mismo no se iría del todo, si no que viviría mientras le recordara. Se giró, alzó la mano en señal de despedida mientras caminaba y, entonces, tal cual vino, se fue.

Fue la persona que más quise hasta entonces, fue como un padre, como un hermano, como un verdadero amigo que estuvo a mi lado. Quisiera o no siempre estaba ahí, hablándome, aconsejándome, pero ya era hora de dejarlo marchar. Puede que algún día vuelva, quien sabe, pero hasta entonces continuaré con mi vida y viviré según sus consejos. Gracias por todo. Adiós.

14 nov. 2011

Digievolucionar o morir

Sacando mi vena más friki empezando por el título, hoy le he hecho un lavado de cara al blog. Ya llevaba tiempo intentándolo hacer, pero no sabia muy bien como para que fuera más adecuado, así que finalmente me decanté por el azul que es más vistoso y no daña tanto la vista como el verde xD. 
También he hecho una cabecera para el blog, espero que os guste, aunque no me agrada mucho la calidad con la que ha quedado (podéis ver lo chachi que era aquí), pero ya intentaré mejorar eso más tarde xD ¡Almenos tenemos nueva cabecera! Y por último, y no por ello menos importante, he rellenado un poco el perfil, que no me había percatado de ello xDD y parecía como si fuera una persona seria y anónima ._. cosa que aunque lo parezca por algunas entradas, no es verdad, es pura fachada, pero no le digáis nada a nadie eeh ¬¬

En fin, espero que os haya gustado como queda el nuevo blog y aquí sigo al pie del cañón. 


PD: Gracias a Andy Martínez (podéis ver su blog aquí) por la supervisión de la cabecera durante su creación.

Un Bro Fist a todos!

22 oct. 2011

El Caballero Espejo

El blindar de las espadas, el calor del sol abrasador, el ruido de las armaduras roñosas, el óxido del acero, el sudor recorriendo la frente. Atravesaron cada punto del planeta sin parar de luchar, recorrieron desde las más altas montañas nevadas hasta sus más verdes llanuras, desde el desierto más caluroso hasta la playa más paradisiaca, y mentiría si no dijera que su batalla estuvo en algún momento bajo el agua.
Se decía que la guerra había acabado hace siglos, ya no había nadie sobre la faz de la tierra pero ellos aun seguían en su batalla, uno contra uno. Ya no se trataba de ganar la guerra, de proteger una patria, era solo por recuperar el honor de aquellos que perdieron la vida en la lucha, se había transformado en algo personal y no cabía la idea de poder ser vencido. Pero el cansancio no decía lo mismo, tantos años sujetando tu espada, esa espada que ganó tantas batallas por ti, ahora parecía pesar toneladas.

En un acto de agitación, el caballero sacó fuerzas de la nada y con un movimiento extraordinario de espada, cortó por la mitad el casco de su oponente como si siguiera la linea de horizonte. El casco cayó destrozado en el suelo árido. El caballero se sorprendió al ver como la cabeza de su oponente se regeneraba por momentos y pudo ver su verdadera cara: no era más que una reluciente cabeza ausente de rostro. La armadura del oponente fue substituida por una armadura nueva y clara dejando caer la antigua, roñosa y oxidada, al suelo haciéndose añicos.
El caballero se puso en guardia una vez más, pues sabia que la batalla aun no había acabado, pero entonces vio algo extraño en su oponente, estaba hecho de un metal reluciente, que reflejaba todo aquello que había a su alrededor, se veía completamente a sí mismo reflejado en él. Vio que su pose era igual, y recordó como su forma de blandir la espada, sus movimientos eran exactos a los de él, había estado luchando durante siglos contra sí mismo, contra el CABALLERO ESPEJO.

El caballero, desfallecido, se desplomó de rodillas en el tierra seca del lugar clavando su espada en ella para no desfallecer del todo. Había luchado en vano, tantos años, tantas víctimas inocentes, tantos esfuerzos por ganar una guerra que ni él quería participar, para acabar batiéndose en duelo contra su peor oponente, sí mismo. El caballero espejo permanecida delante de él, estático, sereno y paciente. El caballero se levantó y alzó su espada, con pasos lentos y pesados se acercó a su oponente y lo abrazó. Finalmente, con su último aliento atravesó con su espada el cuerpo del caballero espejo y el suyo propio, dando fin a sus vidas y uniendo las dos caras de la moneda. Así, oficialmente, había acabado la guerra.

10 oct. 2011

El gigante de hielo

Fue entonces cuando aquél ser erguido y sereno, de tamaño comparable a los titanes, hecho de hielo y envuelto en aire gélido, de mirada fría y distante, prefirió cambiar su vida inmortal en las heladas montañas por el calor y el fuego de una muchacha que vivía en una villa en las extensas y verdes llanuras. 
 
Cual fue la tragedia que el amor del gigante de hielo no era correspondido, el gélido titan sucumbió al fuego y al calor e hizo de su cuerpo nada más que deshechos y vapor en el aire. El gigante aceptó su muerte, pues prefirió morir por un poco de calor y una chispa de fuego, que vivir eternamente rodeado de nieve, rocas y hielo.


Admiro el valor del gigante. Yo... no lo haría.

20 sept. 2011

Recuperar valores de antaño

Valores, ideas, pensamientos, se le podrían llamar también reglas. Reglas mediante las cuales uno ha de encontrar su forma de vivir. 

Haz de tu debilidad tu escudo más resistente y de tu herida, tu arma más fuerte. Recupera ese escudo y esa arma y álzate contra la adversidad. No intentes buscar otra artílleria que no te corresponde, sólo una llave corresponde a una cerradura. No podrás cambiarla pero si mejorarla y adaptarla, está hecha exclusivamente para tí.

Esa frialdad, ese distanciamiento del mundo real, esa agilidad mental, esa capacidad de mantenerlo todo bajo control, has intentando cambiar de rumbo y no sorprende que hayas fracasado. Recupera aquello que alguien te enseñó, te inculcó para que tu vida tuviera una forma de ser y habias olvidado. Paciencia, tranquilidad, serenidad, buen pensar, lentitud y precisión de movimientos, equilibrio, fuerza y energia concentrada, seguridad en tí mismo.

Valores que se han atribuido, sin tener una conexión clara y real, a algo que te identifica y por alguna razón has olvidado. La próxima vez te lo haré grabar en la piel a fuego.

15 sept. 2011

Se acabó el verano

Buenas lectores, siento tal ausencia estos meses, he tenido un largo y tedioso verano. He estado trabajando, he estado estudiando para Selectividad en Setiembre, y como no, unas pequeñas vacaciones más o menos merecidas.

Debo informar que actualmente estoy haciendo un curso de guión cinematográfico, con la intención de ampliar mi formación de simple aficionado a escribir, a un aficionado con un papel que lo confirme.

Por último, y no por ello menos importante, no creáis que he dejado de pensar en este blog durante todo este tiempo, tengo algunas cosas entre manos, algunas mejoras y algún que otro proyecto. Pero eso se verá con el tiempo, no hay que estropear la sorpresa.


PD: Próximamente otro relato.