14 jun. 2011

100 visitas

Celebrando mis primeras 100 visitas en algo menos de dos días xD vuelvo con otro texto. Espero que os guste.

Solo

Después de una buena tarde de risas con tus amigos, después de habertelo pasado genial, llegas a casa, solo. Buscas la llave, la encuentras, la metes en la cerradura, por el sonido de los engranajes, que es más largo, deduces que no hay nadie en casa. Abres al fin la puerta, oscuridad, silencio, todo esta en calma, la luz de fuera penetra en el recibidor, en el suelo se distingue una silueta larga y negra rodeada de luz, tu sombra. Le das al interruptor del recibidor, cierras la puerta, el sonido al cerrarla inunda todo el piso, dejas las llaves en una pequeña cesta que hay justo a tu derecha, no hace casi ningún sonido, sólo están tus llaves. Te quitas el abrigo, tienes algo de calor pues la calefacción esta encendida, lo dejas en el colgador. Apagas la luz del recibidor y enciendes la luz del pasillo, sigue estando todo en silencio, el único sonido es el de tus propios pasos que avanzan hacia tu habitación.

Abres la puerta y ves un oscuridad absoluta, enciendes la luz, y ves tu habitación un poco desordenada, como siempre. Intentas ordenarla un poco, colocando los libros en su sitio, la ropa bien doblada, el escritorio más o menos libre para los deberes, te sacas la cartera, el móvil y la cámara de fotos. Te sientas en la cama, no puedes evitar soltar un suspiro algo melancólico, te dejas caer en la cama.


Te sientes extraño, piensas que hoy ha sido un día divertido, que te has reído, en fin has estado con tus amigos, ¿porque no estas bien? En ese preciso instantes te llevas las manos a la cabeza, tapándote los ojos, como si no quisieras que nadie te viese, a pesar de estar... solo...

1 comentario:

  1. bueno, ya soy otra "cosa" que te sigue

    saludos por esos lares :)

    hasta la próxima!

    ResponderEliminar